Plancha de Crepes

La plancha de crepes de Maxima Kitchen Equipment es ideal para cocinar los tradicionales crepes franceses. Como la plancha alcanza temperaturas muy altas, tendrás tus crepes cocinados y listos para comer en unos momentos. Las placas de crepes están disponibles en varios modelos; entre ellos, se incluyen algunos que ofrecen dos placas de cocción.

Aprende más

¿Qué es una plancha de crepes?

Con la ayuda de una plancha de crepes, es posible preparar en casa estas tortitas francesas perfectamente cocinadas. La máquina incorpora una gran plancha redonda que se puede calentar hasta una temperatura de 300 grados. Se puede regular la temperatura de la misma placa, creando así las condiciones de cocción ideales para la masa. Como el calor está distribuido de manera uniforme, los crepes se cocinan rápidamente y el resultado es perfecto. Es increíblemente fácil retirar estas finas tortitas de la placa cuando ya están cocinadas, sin que tengas que preocuparte de que se levanten los bordes. Todo resulta mucho más fácil, tanto cocinar los crepes como darles la vuelta o servirlos, gracias a este esencial equipo de cocina.

¿Qué debes tener en cuenta al elegir una plancha de crepes?

Hay algunas cosas en las que debes pensar cuando eliges una plancha de crepes. Es posible escoger entre modelos que vienen con una sola placa de cocción, pero también entre variantes con dos placas. Una plancha de crepes doble resulta particularmente útil cuando quieres cocinar muchos crepes en poco tiempo; sin embargo, también ocupan más espacio mientras las utilizas. Calcula el diámetro de las placas que estás buscando. Cuanto más grandes sean, más grandes serán tus crepes. Cuando cocinas muchos crepes, es igualmente útil disponer de un cajón de almacenamiento integrado en la placa. Estos cajones están situados debajo de la placa y mantienen calientes los crepes que cocinaste en primer lugar, mientras terminas de preparar el resto. También merece la pena echar un vistazo a las placas que te permiten regular la temperatura con precisión.

¿Cómo usar una plancha de crepes?

Cuando empiezas a usar una plancha de crepes, es importante calentarla hasta la temperatura apropiada. Una vez que lo has hecho, añade unas pocas gotas de aceite sobre la placa y después extiéndelas uniformemente por la superficie de esta. A continuación, aplica una cucharada de masa de crepe. Asegúrate de extender la masa sobre toda la superficie de la placa lo más rápido posible. Esto se hace usando una espátula especial, que asegura una distribución uniforme. El tiempo medio de cocción de cada lado de un crepe es de un minuto. Una vez que el primer lado está cocinado, dale la vuelta al crepe usando una espátula plana grande. Cocina el otro lado del crepe antes de retirarlo de la placa.

¿Qué puedes preparar con una plancha de crepes?

Debido a su forma, la plancha es ideal para cocinar crepes. Con la ayuda de la placa de cocción, es posible preparar estas deliciosas tortitas finas en muy poco tiempo. Las altas temperaturas de la máquina aseguran que el crepe se cocine homogéneamente, y que esté terminado en poco tiempo y listo para servir. Esto garantiza que los crepes siempre estén deliciosamente frescos y que puedas prepararlos en cualquier momento en que te entre hambre. El calor de la plancha también te permite fundir cualquier clase de cobertura, como el chocolate o el queso. Añade cualquier complemento una vez que el crepe ha sido volteado y después dobla la tortita francesa antes de servirla.

¿Cómo se limpian las planchas de crepes?

Para el correcto mantenimiento de tu plancha de crepes, es importante que mantengas la placa limpia durante la cocción. Esto significa que debes eliminar cualquier resto de masa o cobertura de la plancha antes de cocinar un nuevo crepe. Esta tarea se realiza mejor con una espátula de metal. ¿Has terminado de cocinar? Entonces deja que la placa se enfríe completamente antes de continuar con el proceso de limpieza. Primero, hazlo con un paño seco, quitando cualquier miga suelta de la plancha de hierro fundido. Después repasa una vez más la plancha, pero esta vez con un paño húmedo o con una esponja de cocina. Evita el uso de cualquier producto de limpieza agresivo, ya que se podría dañar el recubrimiento antiadherente.