Freidora

Una freidora es un aparato indispensable para muchos chefs, ya que puede usarse para preparar una amplia variedad de platos crujientes en un instante. La gama de freidoras Maxima Kitchen Equipment incluye una gran variedad de modelos diferentes, que satisfacen las necesidades de cada chef. Por ejemplo, es posible comprar una freidora simple, pero también hay disponibles freidoras dobles.

Aprende más

¿Cómo funciona una freidora?

Una freidora es una sartén grande de metal que se puede llenar con aceite o grasa. En el interior de la freidora, hay elementos térmicos que calientan el aceite. Gracias a un termómetro integrado, es posible mantener con exactitud la temperatura adecuada para el alimento que quieres preparar. Se puede establecer una temperatura baja, pero es igualmente factible freír a altas temperaturas. Recuerda que cuanto mayor sea la temperatura, menos grasa absorberá el producto que estás preparando. La comida se sitúa en una cesta metálica especial, con numerosos agujeros pequeños para que el aceite se filtre fácilmente, pero la mayor ventaja de una freidora es que este aparato de cocina ofrece una forma segura de freír alimentos. Esto se debe al hecho de que el aceite no está expuesto a una llama abierta que pueda potencialmente suponer un peligro de incendio y a que la parte superior del recipiente tiene una tapa que se cierra para eliminar el riesgo de salpicaduras.

¿Qué puedes preparar con una freidora?

Una freidora es un aparato increíblemente versátil. Puede usarse para preparar una amplia variedad de ingredientes, como patatas y carne, pero también pasteles y donuts. Se utiliza normalmente para elaborar platos crujientes a una alta temperatura; de esta manera, los productos solo absorben una pequeña cantidad de grasa. También es posible freír alimentos a una temperatura más baja si así se desea. Los cocinará igualmente, pero los hará menos crujientes. Con una freidora conseguirás numerosas texturas, lo cual te permitirá elaborar una versátil y sorprendente variedad de platos.

¿Qué debes tener en cuenta al comprar una freidora?

Hay numerosos factores que deben tenerse en cuenta en el momento de comprar una freidora. Una de las consideraciones más importantes es la elección entre una freidora eléctrica y un modelo a gas. Mientras que los modelos eléctricos son generalmente más baratos, los modelos a gas tienden a ser más eficaces cuando calientan el aceite. El tamaño de la freidora es también variable, ya que ofrecen una capacidad desde los 4 hasta los 30 litros. Aunque las freidoras grandes pueden freír más comida, también ocupan bastante más espacio en tu cocina. Por último, aunque no por ello menos relevante, considera optar por un modelo que tenga una válvula de drenaje o grifo; estos modelos son mucho más fáciles de limpiar que los que no incluyen esta función.

¿Cómo se limpia una freidora?

Se aconseja revisar el aceite de la freidora regularmente y reemplazarlo si está demasiado sucio. También es importante limpiar el aparato con regularidad. Asegúrate de que la freidora está completamente fría antes de comenzar esta labor. Desenchufa la freidora de la toma eléctrica, saca todo el aceite y llena después el recipiente de la freidora con agua hirviendo. Si es necesario, puedes añadir también un poco de detergente. Deja que el agua actúe alrededor de una hora y después sácala de la freidora. ¿Quedan aún restos visibles de suciedad en el recipiente? Elimínalos con un pulverizador especial. Enjuaga el aparato una vez más, llénalo de aceite y ya estará listo para freír de nuevo.

¿Cómo se usa una freidora de manera segura?

Una freidora está llena de aceite o grasa que puede alcanzar temperaturas superiores a los 200 grados centígrados; por ello, es importante utilizar el aparato con cuidado. Llena la freidora de aceite o grasa solamente cuando esté apagada y no superes el nivel máximo de llenado. Una vez llena la freidora, ya puedes establecer la temperatura deseada y dejar que se caliente. Comienza a freír tan pronto como la freidora alcance la temperatura fijada. Ten precaución cuando añadas ingredientes húmedos a la freidora, pues es posible que el agua provoque que el aceite salte fuera del recipiente. Para evitar posibles lesiones causadas por salpicaduras de aceite, asegúrate de mantener la tapa de la freidora cerrada mientras está funcionando.