Molinillo de Café

Si en tu negocio trabajas con granos de café recién molidos, necesitas un molinillo de café. En Maxima Kitchen Equipment tienes la oportunidad de adquirir molinillos de café de varios modelos, todos ellos orientados a la hostelería profesional.

Aprende más

¿De qué se compone un molinillo de café Maxima?

Todos los molinillos de café que ofrecemos tienen un diseño similar. La parte exterior se compone de una base con una carcasa en cuyo interior se encuentra el molinillo de acero endurecido y un potente motor con protección térmica, que lo pone en funcionamiento. En la parte superior de la carcasa se ubica el contenedor de granos de café, fabricado en plástico transparente. Además, existe un dispensador desde el que se recoge el café ya molido. Algunos modelos están provistos de un dispensador con mango, a efectos de poder vaciar el molinillo más rápidamente. El molinillo de café de Maxima es capaz de moler grandes cantidades de café en apenas unos minutos, dejándolo a punto para su uso inmediato.

¿Qué diferencias presentan entre sí los molinillos de café Maxima?

A simple vista podría parecerte que no existe una gran diferencia entre los diferentes modelos de molinillos de café. Sin embargo, cada uno de estos productos de equipamiento para bares presenta unas características particulares, que lo hacen distinto de los demás. La diferencia más notable se encuentra en la capacidad de los contenedores de grano. El molinillo de café más pequeño dispone de un depósito con capacidad para 500 gramos de café. Si no tuvieras suficiente con esto, es posible elegir un depósito con capacidad de hasta 2 kilos. Esta alternativa presenta, a su vez, dos variantes; una de ellas incorpora un dosificador automático para el café ya molido. En cualquier caso, los dos molinillos son capaces de moler hasta 500 gramos de café en apenas cinco minutos, mientras que el modelo más pequeño necesita seis minutos para moler esa cantidad de café.

¿Qué establecimientos de hostelería suelen emplear molinillos de café?

El café es una de las bebidas calientes y frías más populares de todos los tiempos. Son muchas las personas que no conciben el comienzo del día sin él, aunque también es una bebida muy demandada a lo largo de toda la jornada. La cotidianidad del café ha hecho que ni siquiera sea necesario incluirlo en la carta: se da por hecho que cualquier bar o restaurante sirve café. Por este motivo, la lista de establecimientos que emplean molinillos de café es muy variada:

  • Bares
  • Coffee corners de grandes superficies
  • Establecimientos de sándwiches y bocadillos
  • Comedores industriales
  • Bares de hotel
  • Cafeterías
  • Restaurantes
  • Chiringuitos de playa

¿Qué debes tener en cuenta al comprar un molinillo de café Maxima?

Si decides completar el equipamiento de tu negocio con uno de estos molinillos de café, sería conveniente que antes te plantearas algunas cuestiones. En primer lugar, es importante hacer una estimación del volumen de granos de café que necesitas moler a diario para satisfacer la demanda de tu establecimiento. Dependiendo de cuál sea tu negocio de hostelería, es posible que tu actividad esté centrada especialmente en el café y en un tipo de clientela gourmet, mientras que servir un café normal no requiere de tantas exigencias. Con un molinillo de café de Maxima disfrutarás de todas las ventajas de una máquina profesional en tu bar o en tu cocina, y no tardarás en amortizarla.

¿Cómo mantener limpio el molinillo de café Maxima?

El mantenimiento y la limpieza de estos molinillos de café son extremadamente sencillos, ya que su diseño intuitivo los hace fáciles de usar. Este diseño amigable para el usuario también simplifica los procesos de limpieza habitual y mantenimiento. El contenedor de granos de café y el recipiente en el que se almacena el café ya molido se pueden limpiar con un paño húmedo y un poco de detergente suave. En el exterior de la máquina se recomienda emplear un trapo húmedo y cualquier líquido limpiador que no sea abrasivo. En el caso del mecanismo de molienda, es conveniente hacer revisiones regulares para garantizar su buen funcionamiento, considerando, sobre todo, que las partes internas del molinillo estén siempre lubricadas y bien ensambladas.