Lámpara Calefactora

Maxima Kitchen Equipment ofrece una variedad de lámparas calefactoras que permiten mantener los platos a la temperatura requerida durante extensos períodos de tiempo. Las lámparas son fáciles de usar, sencillas de trasladar y están disponibles en diferentes medidas, para adaptarse a tu demanda de platos.

Aprende más

¿Qué es una lámpara calefactora?

Servir comida preparada a la temperatura correcta es siempre un desafío, especialmente cuando estás cocinando para mucha gente al mismo tiempo. La gestión del tiempo puede marcar la diferencia, pero equiparse con los dispositivos adecuados te permitirá destacar. Una lámpara calefactora es una excelente herramienta para mantener los platos calientes durante las horas punta. Las lámparas de calor poseen bombillas infrarrojas especiales que irradian calor, por lo que es posible calentar los platos sin complicaciones. Incorporan una carcasa de aluminio que deja bastante espacio, con lo que permite una ventilación adecuada durante su uso. Así, se evita que el dispositivo se sobrecaliente. Sitúa una lámpara calefactora sobre un plato preparado para asegurarte de que la temperatura es uniforme, así se mantiene la presentación y los alimentos conservan su alta calidad.

¿Cuáles son las ventajas de usar una lámpara calefactora?

Cuando quieres mantener la comida caliente, es importante que no se siga cocinando, pues esto afectaría el sabor y la textura del plato. La gran ventaja de las lámparas calefactoras es su capacidad de mantener la comida a la temperatura correcta sin emitir el calor suficiente como para que los ingredientes se sigan cocinando. Esto te permite servir un delicioso plato caliente sin comprometer la calidad o presentación de la comida. Además, son ligeras y fáciles de mover. Sus prácticas patas te permiten situar la lámpara a diferentes alturas y, de esta manera, puedes controlar la temperatura de cada plato con facilidad.

¿Cómo usar una lámpara calefactora?

Una lámpara calefactora resulta útil cuando has preparado un plato pero no está listo para ser servido. Es muy fácil usar una de estas lámparas: solo tienes que conectarlas al enchufe y encenderlas. Las bombillas infrarrojas se encienden y desprenden calor de inmediato. A continuación, sitúa el plato debajo de las lámparas. Es posible ponerlo en el plato que incluye el aparato o, si lo prefieres, en tu propio plato. La altura de las lámparas es fácil de ajustar. Esta altura determina inmediatamente la intensidad con la que la lámpara calefactora calienta el plato. Cuanto más caliente tenga que estar un plato, más baja tienes que situar la lámpara calefactora.

¿Qué tipos de lámparas calefactoras puedes encontrar?

Toda cocina necesita unos determinados aparatos para funcionar con armonía; por ello, es importante elegir entre varios modelos diferentes para satisfacer tus necesidades particulares. Estas lámparas calefactoras ofrecen una variedad de tamaños, para que puedas calentar uno o más platos al mismo tiempo. Si estás buscando un modelo que también caliente platos de comida más grandes, disponemos de modelos con dos o tres lámparas. Son apropiados para situar sobre platos más grandes y también sobre bandejas.

¿Cómo se limpia una lámpara calefactora?

Debido a que las lámparas calefactoras se colocan todo el tiempo sobre platos y otros recipientes con comida preparada, es importante que las limpies con regularidad. Afortunadamente, hacerlo es muy sencillo, puesto que estas lámparas tienen una carcasa de metal. Para empezar, apaga el aparato y desconéctalo de la fuente de alimentación. A continuación, todo lo que necesitas es un paño húmedo para limpiar la cubierta de metal y la base de la bombilla. Seca las lámparas a fondo antes de usarlas de nuevo. Asegúrate de comprobar que las lámparas continúan funcionando correctamente, y que no se han producido daños en el enchufe o en el cable de alimentación, para que su uso siempre sea seguro. Sustituir una bombilla resulta siempre una tarea rápida y sencilla, y dispones de bombillas de repuesto que se adaptan a la mayoría de los modelos.