Calientaplatos

Un calientaplatos te dará la posibilidad de calentar un gran número de platos y mantenerlos en la temperatura ideal. Sin duda, es un equipo muy útil en la cocina profesional, en especial cuando se necesita precalentar la vajilla para servir a grandes grupos de comensales. En Maxima Kitchen Equipment encontrarás distintos modelos, tamaños y formas de calientaplatos, desde dispensadores hasta armarios.

Aprende más

¿Qué es un calientaplatos?

Si bien en el área de la cocina es importante que todos los complementos de una receta estén calientes antes de servirlos, la temperatura de los platos que se utilizan en el servicio también lo es. De hecho, no es recomendable colocar una comida caliente en un plato frío porque, al hacerlo, podrías afectar la temperatura de los alimentos, provocando que sus sabores y texturas cambien, y que se pierda esa sensación de comida recién hecha. Es aquí donde el calientaplatos muestra su utilidad. Con un equipo especializado como este en tu cocina profesional, es posible calentar la vajilla antes de servir la comida. Así, a la hora de llevar el plato a la mesa, todo estará a la temperatura perfecta y evitarás que los alimentos se enfríen demasiado rápido.

¿Qué tipos de calientaplatos hay?

Existen distintos modelos de calientaplatos y no todos funcionan de la misma manera. Algunas versiones presentan un diseño parecido al de un armario, mientras que otras se asemejan al de un dispensador de platos. En el caso de los armarios, deberás introducir todos los platos y cerrar la puerta de la unidad para que el calor que produce no se escape. En cambio, para usar el dispensador solo bastará con que organices tu vajilla en forma de torre, metiendo plato por plato en el cilindro del equipo. De esta forma, la torre de platos se calentará y estos estarán lista para ser usados. Este último diseño es perfecto para establecimientos que trabajan con un modelo de producción en línea.

¿Qué deberías tener en cuenta cuando compras un calientaplatos?

A la hora de adquirir un calientaplatos, no solo tendrás que pensar en qué modelo se adapta mejor a tu cocina y necesidades: el armario o el dispensador. También deberás tomar en consideración las dimensiones de los equipos, ya que pueden variar mucho entre ellos. Además, de esto dependerá tu capacidad para servir, porque cuanto más grande sea el calientaplatos, más platos podrás calentar. Las capacidades de estos equipos varían entre 30 y 120 platos, y existen modelos sencillos y dobles. Los calientaplatos dobles son muy útiles porque trabajan con dos generadores de calor que pueden controlarse de forma independiente. Así, es posible fijar temperaturas distintas para tus torres de platos, sin contar con que tendrás la posibilidad de calentar más unidades de ellos al mismo tiempo.

¿Cómo utilizar un calientaplatos?

Lo más importante al usar el calientaplatos es configurar la temperatura del equipo antes de cargarlo con la vajilla. Para lograrlo, rota la rueda lateral y escoge el nivel más adecuado. Esto dependerá, esencialmente, del tipo de comida que deseas mantener caliente. Después carga la unidad con los platos que necesitas. En caso de que dispongas de un armario calientaplatos, primero determina la altura que debe tener la torre de platos y luego ponlos en las rejillas. Si cuentas con un dispensador, colócalos uno a uno rellenando el cilindro, cuidando siempre de no excederte de la capacidad indicada, para no dañar la máquina.

¿Cómo limpiar un calientaplatos?

Cada equipo que usas en la cocina necesita una limpieza regular y el calientaplatos no es la excepción. De hecho, se recomienda lavarlo al final del día. Para hacerlo, desconecta la unidad y saca cualquier plato que quede dentro de la máquina. Después separa los cilindros del dispensador y limpia el interior con una solución especial para acero inoxidable. Una vez que todo esté limpio y seco, podrás utilizar la máquina nuevamente, con un lote diferente de platos. Recuerda hacer esto después de cada uso, para asegurarte de que el calientaplatos siempre esté limpio.